Ir a…

sallententitats

RSS Feed

Impresoras compartidas entre los vecindarios


Debido al alto coste que todavía siguen teniendo las impresoras y las impresiones, algunos vecindarios están lanzado una iniciativa de lo más innovadora: lo que se conoce como impresoras compartidas.

Es una buena iniciativa ya que, a la hora de realizar cualquier tipo de impresión, son todos los vecinos los que comparten los gastos del mantenimiento del dispositivo así como de la propia tinta y si ademas compras impresoras de segunda mano el ahorro empieza a ser significativo.
No obstante, hay diferentes formas de montar una infraestructura para conseguir este efecto. ¿Te interesa para adaptarlo a tu comunidad de vecinos pero todavía no sabes ni por dónde empezar? Echa un vistazo a los siguientes puntos.

¿Cómo compartir una impresora en una comunidad de vecinos?

Lo primero en lo que nos tenemos que basar es en el tipo de tecnología.

Tipo de tecnología

Tecnologia impresora

Impresoras con cable: Estas impresoras son las más habituales a la vez que las más económicas… aunque las menos recomendadas para esta situación. Las impresoras por cable normalmente requerirán de la presencia del vecino en el propio PC para poder manipular la impresión.

Si quieres compartir una impresora con tu vecino, probablemente esta no sea la opción adecuada.
Ahora bien, existe la posibilidad de que puedas compartirla en red pero siempre y cuando tengas el ordenador encendido o disponga conexión a Internet para poder conectarla al router.

Impresoras inalámbricas: Utilizan la conexión Wifi para conseguir un alcance muy amplio. Probablemente sea la mejor opción ya que cualquier vecino del edificio puede tener acceso a ella.
Además, no necesitaremos estar operando con un dispositivo de sobremesa; por ejemplo, si queremos imprimir directamente desde nuestro teléfono móvil o Tablet, con tan solo configurar algunos valores básicos, podremos hacerlo sin demasiado esfuerzo.

Infraestructura

share Printer

Particular: Esta es la opción menos recomendada. Básicamente consiste en que tu tengas una impresora en tu casa y la compartas con tus vecinos; puedes, por ejemplo, cobrar un coste por cada uso o como te lo quieras planificar.

Ahora bien, tendrás que atender a tus vecinos hasta cuando no quieras… y ya te avisamos de que esto puede llegar a ser bastante pesado.
Además, también tienes que tener en cuenta que si compartes la impresora a través de la red, ellos pueden mandar archivos en cualquier momento. De esta manera digamos que la situación se nos escapa de las manos.

Local: Normalmente lo que se suele hacer en las comunidades de vecinos es habilitar una zona especial para poder la impresora (y, además, se suelen colocar ordenadores para crear como una especie de ciber comunitario).
Sin ninguna duda esta es la mejor opción. Cada vecino dispondrá de su llave para poder entrar al aula y podrá hacer uso de la impresora en el momento en el que quiera.

Una vez que se acaba el mes, los gastos de luz, de mantenimiento de impresora y de tinta serán divididos entre todos los vecinos quienes se hayan decidido a participar en el proyecto.
Esto no sustituye al ordenador de casa, pero si que nos ayudará a ahorrar una gran cantidad de dinero en impresiones ya que solo las utilizaremos en el momento en el que nos haga falta. El hecho de dividir los gastos entre los vecinos, siempre y cuando uno no abuse demasiado, puede ser una buena solución a tener en cuenta.
Ahora ya sabes porque los vecinos se han decidido por esta opción tan innovadora.

About luis